Ante la crisis política, social y económica de Brasil

Ni el  “fica Dilma” del gobernismo y ni el impeachment de Cunha y del PSDB. Precisamos de la convocatoria a una Asamblea Constituyente capaz de refundar las instituciones, electa sin dinero de las grandes empresas y bancos. Ni el gobierno ni el Congreso de Cunha y Renan Calheiros pueden gobernar a favor del pueblo. ¡Brasil precisa de democracia real para salir de la crisis!

Luciana Genro  

La crisis política está se precipitando de forma veloz. Las nuevas fases de la Operación “Lava-Jato”,(término con que se denomina la investigación por parte de la Policia Federal y la Justicia a los negociados de PET5ROBRAS), el deterioro de la situación económica y el rechazo popular colocan el gobierno Dilma contra las cuerdas. La crisis da un salto. Si la hipótesis de la caída del gobierno era distante, ahora se vuelve real.

Los actos del día 16 de agosto (convocados por organizaciones via Internet y estqa vez apoyados por una fracción del PSDB), tendrán, una vez más, peso de masas, aunque su sentido político sea ligado al simbolismo de derecha. Y la bandera que más fuerza tendrá es el Fuera Dilma. El PTB y PDT se retiraron de la base parlamentaria del gobierno, a pesar de mantener sus ministerios. La crisis llegó a tal punto que el impeachment, aun cuando no sea siquiera la política decidida por el mayor partido de la oposición de derecha, puede ocurrir consecuente del descontrol político del Congreso Nacional. Cunha, (presidente de la Cámara de diputados), acosado por sus propias denuncias en la Lava-Jato, está dispuesto a todo para garantizar el “salvese quien pueda”, como forma de salvar a sí mismo.

Aquí vale un paréntesis. Eduardo Cunha se irguió como símbolo de la coalición parlamentaria entre la bancada evangélica, grandes productores rurales y la bancada de la bala (derecha policial).  Para levantar la cabeza, Cunha, con histórico marcado por el fisiologismo de carrera, (se refiere acuerdos políticos por cargos) apareció como icono de la agenda reaccionaria. Puso temas que combinaban a homofobia, una mayor criminalización de los movimientos sociales con medidas como el crimen de alto grado  en las manifestaciones, la reducción de la mayoría penal a los 16 años y una contrarreforma política que legitima los privilegios de la casta política, reduce el tiempo de debate y alcanza el PSOL como expresión crítica. (Saca al PSOL de los debates políticos entre candidatos). Por eso las denuncias de la operación lava jato cumplieron el papel muy importante para también ponerlo contra las cuerdas, teniendo grandes chances que el bloque reaccionario pierda su líder actual.

Así, si Cunha aún intenta chantajear el gobierno federal, es su cobardía moral que también puede preservar el mandato de Dilma, ya que Cunha es quien tendría que conducir el proceso de impeachment en la Cámara de los Diputado. Pero la gobernabilidad se está deteriorando con o sin Cunha. Por eso Temer, el vice presidente de la república, jefe del ala progobierno  del PMDB, se reunió con sectores del PSDB, pidiendo la unidad nacional. Hizo un apelo abierto, en nombre de los grandes empresarios, para que a gobernabilidad sea preservada y el ajuste económico ejecutado en orden.

No podemos descartar como una de las hipótesis, la renuncia de Dilma delante de la parálisis de Dilma y del PT. La falta de conexión entre los diferentes actores de la crisis hacen con que agosto y septiembre sean los picos de lo que ya afirmamos en otros documentos: el auge de la imprevisibilidad.

Podemos sistematizar como principales factores para esa situación:

– El derretimiento completo del apoyo popular a  Dilma, fruto de su disposición en aplicar el ajuste, su doble discurso y su mentira electoral llena de promesas de mejoras, y los sucesivos escándalos de corrupción. La última encuesta marcó el record de impopularidad con 71% de malo y pésimo.

– La nueva e intrincada fase de la Operación Lava-Jato, llevando a la prisión nuevamente a José Dirceu, entre otros de los nuevos detenidos. Los escándalos de corrupción extrapolaron cualquier control. Son esquemas descubiertos que evidencian las relaciones promiscuas entre los Partidos y los grandes capitalistas nacionales e internacionales, como los Odebretch, Camargo Correa, y en el caso de Dirceu, con uno de los más poderosos hombres del mundo, el millonario mejicano Carlos Slim.

– La situación económica, donde priman las dificultades para pasar el ajuste de Dilma y Levy, pese al apoyo unitario de la burguesía. La crisis fiscal en varios estados como el Rio Grande do Sul evidencian las dificultades del plan de austeridad. La revisión de la meta fiscal inevitable, puso más inestabilidad en la efectivización del ajuste, asustando inversionistas.

Los partidos de la casta tiene un punto de programa claro: ajuste y más ajuste

La crisis revela a los partidos y a los políticos: ¿Cuál el programa de casi todos los partidos delante de la crisis actual? Ajuste contra el pueblo.

Las medidas votadas en el parlamento en el primer semestre, reduciendo derechos estructurales como desempleo, pensiones, entre varios otros, fueron el comienzo del ajuste. El corte del presupuesto alcanzó de lleno las áreas sociales. Cayó por tierra el slogan “Patria Educadora”.

El ataque más reciente fue la propuesta del gobierno de la reducción de los salarios en un 30% en los sectores de la industria como forma de evitar el desempleo. Tal medida no ataca las raíces del desempleo y desvaloriza en un tercio la fuerza de trabajo, beneficiando los patrones. Solo puede ser aprobada con apoyo de la burocracia sindical.

Los ataques a la jubilación pública no cesan. Después de rechazar cambios positivos en el cálculos de los beneficios, la propuesta que los partidos del ajuste vienen defendiendo es atacar aún más los derechos de la seguridad social. Eso tanto en la fórmula que extiende la edad mínima para la jubilación cuanto en los proyectos de privatizaciones orquestados en Paraná y ahora en Rio Grande do Sul. Además de la juventud, son los jubilados los más alcanzados por los planes de austeridad de Dilma-Lewy. Por fin, la parte más fuerte del ajuste que viene siendo ejecutada es la reducción de los salarios.

La crisis social se verifica en la bancarrota de los hospitales, de las escuelas, de la vida social del pueblo que cae en una situación de agotamiento, de sufrimiento, de miseria. La crisis hídrica en el nordeste, donde decenas de ciudades están en situación de calamidad pública contrasta con ciudades donde viven millares de desabrigados en función de las lluvias en el Sur.

El aumento de los precios es una realidad. La cuenta de luz disparó con el dispositivo de “bandera roja”, llevando para arriba todoa los otros precios. El corte en los programas sociales está siendo notado, como la reducción drástica de “Mi Casa, mi Vida”, en el programa de becas estudiantiles, en el programa “Ciencias sin fronteras”, apenas para citar los casos más graves.

El pueblo resiste

Pero el pueblo resiste. Contra el ajuste y con las dificultades de la inexistencia de un polo social y política alternativo, el pueblo vaa las calles para resistir. Las huelgas nacionales de  los empleados públicos como de las universidades, los trabajadores de la salud y de la seguridad social apuntan el camino de la resistencia. Existen diversos puntos de conflicto social: la creciente ola de ocupaciones por vivienda, la lucha en Rio Grande do Sul, uniendo el conjunto de los servidores públicos comenzando por los trabajadores de la seguridad pública donde se convoca una asamblea unificada para el día 18 de agosto.

Los estudiantes llaman a una manifestación para el día 11 de agosto.

La contrarreforma política de Cunha busca reducir los espacios democráticos

Actualmente, una lucha democrática se imponeo: la defensa de los derechos políticos de la izquierda socialista. Combinado con el ajuste ha sido llevado adelante en el Congreso Nacional la agenda de Cunha. Se trata de una agenda regresiva, como ya hemos dicho. Su propuesta de reforma política apenas legalizó la financiación de grandes empresas, fracasando cualquier expectativa de cambios reales por la vía de la Cámara de los Diputados en nuestro sistema político y electoral. Como parte de esa contrarreforma, aprobó en la callada de la noche la llamada “ley de la mordaza”, que coloca el PSOL para fuera de los debates televisivos. Anteriormente, ya había aprobado propuesta de clausula de barrera para banir los partidos de la extrema-izquierda.

En ese sentido, derrotar la “ley de la mordaz al PSOL” es una de las principales tareas para la militancia del PSOL y sus simpatizantes. La directiva votó un plan que ya empieza a ser ejecutado. Luciana Yerno ya ha reunido con varios senadores. Pero todos pueden y deben si envolver. Haremos todos esfuerzos para revertir ese ataque, movilizando la militancia en las calles y en las redes. La dirección del partido también reunirá con principales liderazgos del partidos políticos, con los senadores (ahora la ley está para ser votado en el Senado) incluyendo ex presidentes como Lula, FHC para comprometer apoyos democráticos a esa causa. Está marcada para el día 12 de agosto una audiencia en el Senado, entre Luciana Genro,  la dirección del PSOL, nuestra bancada parlamentar y senadores de otros partidos. Ésa es una tarea decisiva.

Pero es preciso mucho más. Y es necesario avanzar para la construcción de una alternativa

Es preciso una alternativa, otro programa

En el centro de la resistencia del pueblo, en el contraste con los partidos del orden, presentamos nuestro programa.

-Defensa del salario, apoyo a las huelgas, a las manifestaciones a toda lucha contra el desempleo, por vivienda, por una salud y educación digna. Para luchar por la distribución de renta mejor y justa es necesario atacar los intereses de los millonarios, defender el impuesto sobre las grandes fortunas y la tributación sobre ganancias y dividendos. Estamos aquí para luchar por estas propuestas.

-El cuestionamiento y la lucha contra la sangría de la deuda pública en los estados y en el país también es uno de nuestros centros de defensa de una nueva política económica y social. Por un nuevo pacto federativo.

-Pero las medidas para enfrentar la crisis y defender los intereses de los trabajadores y del pueblo no pueden ser adoptadas por este gobierno y por este Congreso Nacional. El Estado actual, protegido por fuerzas armadas que no rechazaron la dictadura, y sus instituciones políticas solo pueden llevar a más dolor y crisis, desorden, inseguridad. Queremos un nuevo orden.

Apostamos en las luchas, en la resistencia y en la construcción de un nuevo Junio, un levante de masas que ayude a construir las condiciones para el fortalecimiento de una nueva política y un nuevo programa. En estas luchas la organización del pueblo se debe ir forjando la nueva alternativa para que el país no continúe gobernado por instituciones quebradas y por un gobierno que apenas promete más ajuste, es preciso urgentemente la elección y la realización de una Asamblea Nacional Constituyente. Defendemos una Asamblea Constituyente que sea electa con nuevas reglas, sin financiación empresarial, y que tenga plenos poderes para dirigir el país. Defenderemos en esta Asamblea nuestro programa económico y social y las medidas democráticas cuyas líneas generales fueron presentadas durante la campaña presidencial de Luciana Genro

 

6  de agosto de 2015.

Secretariado Nacional del MES/PSOL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *