Un triunfo del pueblo cubano

por Pedro Fuentes (*)

El acuerdo entre los gobierno cubano y Obama significa que el imperialismo ha cambiado 180 grados la política que tenía para Cuba, retirando a la isla de la lista de países que apoyan al terrorismo, retomando relaciones diplomática, embajadas, abriendo espacio para que Cuba pueda tomar financiamientos, suavizar y acabar con las restricciones de remesas de dinero de inmigrantes. Obama también propone el fin  del embargo económico que por más de cincuenta años aisló a Cuba y que fue endurecido por Bush padre, si bien esta medida  tiene que terminar de ser tomada por el Congreso dominado por los republicanos.

 Lo primero que hay que decir que este es un triunfo del pueblo cubano, y de Cuba como país.Significa que el gobierno imperialista de Obama ha renunciado a la política histórica de derrocar al gobierno cubano para imponer un régimen pro imperialista en la isla en base a la burguesía y la clase media de los gusanos de Miami. Es decir la política de la agresión económica y política para provocar el sometimiento y la vuelta al estatus semi colonial de Cuba sea con una contrarrevolución o con bases “de reacción democrática” aprovechando el descontento y el ahogo económico y el propio retraso y pobreza que vive la isla, provocado en parte por esa política.

De parte de la burocracia cubana significa también una mayor liberalización hacia la retomada del capitalismo, pero no podemos anular el triunfo concreto obtenido por los nuevos peligros que se abren.

EEUU ha desistido de derrocar su aparato estatal – en términos marxistas trotskistas, a la burocracia estatal gestora del estado cubano. El triunfo es que es que se ha reafirmado Cuba como un país políticamente independiente del imperialismo, lo que es una victoria del pueblo cubano y también de todos los Latinoamericanos. Sigue colocada la tarea de terminar con el embargo, reivindicación no solo de la izquierda sino incluso de sectores de la burguesía que quieren seguir los pasos que ya tomaron países europeos.

Hay una nueva situación. Como dice el diario O Globo de Brasil muda la política entre a “pequeña isla y la superpotencia”.

La conciencia histórica antiimperialista del pueblo cubano

Varias razones explican este triunfo. El más importante es que la pequeña isla sobrevivió al asedio y agresión de la superpotencia gracias a su conciencia histórica antiimperialista que se formó durante la dictadura de Batista y la revolución cubana, proceso que está conectado por las históricas luchas contra las invasiones y por la independencia nacional.

Si Cuba se mantuvo como un país independiente, esto no es un mero éxito del gobierno ni del aparato burocrático en el poder que no se hizo restauracionista cuando el resto del llamado “socialismo real” optaba desde la caída del Muro de Berlín por este camino. Sino que lo es también y en gran grado por el sentimiento de orgullo nacional de país independiente del pueblo cubano. A 150 kilómetros de los EEUU – en condiciones económicas más difíciles que ningún otros país, el pueblo cubano no sucumbió a lo que fue el colapso de la burocracia de los países del Este y la URSS, la restauración plena y total del capitalismo.

De la revolución del 59 hasta nuestros días

Nuestra corriente no hace un fetiche de la revolución cubana, reivindica su historia de revolucionaria pero es al mismo tiempo crítica al curso político que terminó tomando especialmente a partir de la salida del Che Guevara hacia Bolivia.

*La revolución del 59 fue un triunfo histórico que sacudió Latinoamérica y el mundo. Derrotado Batista jugó en los 60 un papel revolucionario de primer orden expulsando económicamente al imperialismo con la expropiación de los bancos e grandes empresas e ingenios que eran los dueños de la isla nacionalizando sus empresas y desarrollando la reforma agraria.

*Jugó también un papel revolucionario de primer orden de impulso de la revolución hacia Latinoamérica y luego África, impulsando la lucha armada, que había sido enterrada como método de lucha por la burocracia estalinista bajo el cuento de la coexistencia pacífica con el imperialismo. Fue un aporte para los revolucionarios aunque de nuestra parte discrepáramos con el método de hacer del foco rural la estrategia para la toma del poder, proceso que no ocurrió en ningún país y tampoco en Cuba.

Pero a pesar de ello tiene el mérito histórico de retomar prácticamente la lucha por la extensión de la revolución a otros países con la consigna de crear un, dos, muchos Vietnam, y construir la OLAS y la Tricontinental. No por casualidad dijimos y decimos que el Che es héroe y mártir de la revolución permanente, ya que dio su vida por extender la revolución.

* Al mismo tiempo, la economía cubana pasó a depender exclusivamente de las relaciones comerciales con la Unión Soviética y la COMECOM, zona comercial de los países del Este con los cuales comerciaba el azúcar como producto esencial de la isla. En este proceso, el aparato burocrático de la Unión Soviética fue absorbiendo a la dirección castrista, que  a su vez se consolidaba en el poder en base a él aparato del PC.

En este proceso se consolidó una burocracia en el poder en base al partido único, un aparato burocrático que administraba y comandaba el estado en su conjunto y por supuesto las empresas estatales que dominaban toda la economía. De hecho se puede decir que sin ser las propietarias de las empresas, -en el sentido de tener los títulos de propiedad de las mismas-, el aparato estatal burocrático funcionaba con un poder propio sobre el conjunto del estado, decidiendo por sí mismo con una gran centralización política y económica. Es decir que la burocracia se trasformó en una casta por encima de la sociedad y de los trabajadores anulando la democracia obrera.

* A pesar de la existencia de este aparato burocrático, y de tratarse de un país de escaso desarrollo de las fuerzas productivas,  el triunfo que significó la expropiación de la burguesía permitió a Cuba tener grandes logros sociales. Comparados con los de los países burgueses de ese y más nivel de desarrollo fueron muy grandes y reconocidos mundialmente. Además de los servicios gratuitos de salud, gran nivel en la educación y la formación profesional, mayor índice de escolaridad infantil del mundo, nivel en la salud, etc. En esa época nuestra corriente utilizaba en Latinoamérica la palabra de orden que nuestro modelo era “Cuba con Democracia”, ya que eran objetivas si las comparábamos con Argentina, Perú, Brasil, lejos de tener esas conquistas sociales.

* Con la revolución nicaragüense a fines del 79 tiene un gran impulso la revolución centroamericana especialmente en el Salvador y Guatemala. Ese es el período en el que se abrió una coyuntura revolucionaria en la región centroamericana a pocos kilómetros de la Cuba caribeña. En Nicaragua, -repitiéndose en parte con lo que había sucedido en la lucha del movimiento  26 de Julio contra la dictadura de Batista-, el FSLN derroca a Somoza, destruye sus fuerzas armadas y de hecho al estado burgués  ya que la gran mayoría de la burguesía y el imperialismo abandona el país. La gran cuestión era que Nicaragua podía convertirse en una nueva Cuba. La revolución centroamericana se extendió a Guatemala y si Nicaragua podía ser una nueva Cuba, Salvador podría ser la nueva Nicaragua ya que el Frente Farabundo Martí de El Salvador tuvo en su momento una coyuntura favorable cuando empalmó con una gran movilización urbana.

Pero el sandinismo eligió el camino de pactar con un sector de la burguesía democrática nicaragüense.  En general en este período la política de Fidel fue la de aconsejar la negociación, cumpliendo su papel importante en ese sentido cuando comenzó la ofensiva de los contras en Nicaragua y se negoció Contadora que terminó haciendo que en Nicaragua se retrocediera y se impusiera por elecciones un gobierno burgués.

* Sin embargo, a pesar de estas políticas erradas Cuba siguió siendo un país independiente. En los 80, cuando en Latinoamérica se abrió la crisis de la deuda externa volvió a jugar un papel progresivo impulsando reuniones continentales apoyando las moratorias de las deudas.

* Luego –y como ya dijimos- la burocracia y el pueblo cubano pasa estoicamente el proceso de la restauración del capitalismo en los países del Este y la ex URSS y posteriormente empalma con la nueva situación continental creada por el bolivarianismo. Venezuela y Chavez juegan un papel de primer orden para apoyar a Cuba y dar las primeras bases del ALBA al proveer de gasolina a bajos precios en troca por los médicos cubanos, que junto a las otras misiones permiten un gran avance en los servicios públicos venezolanos.

* En medio de este proceso, en el cual se da una estrecha relación entre la burocracia cubana y la venezolana, ocurre el cambio de Fidel por Raúl quien comienza una política de cierta liberalización de la economía. Entrega de tierras a agricultores, permisión de las pequeñas empresas, posibilidad de venta de casas y carros, liberalizaciones que tenían el objetivo de reducir el número de empleados públicos en 350 mil.

En realidad este proceso de liberalización de la economía estatal viene de antes, especialmente con los acuerdos con las grandes empresas europeas de turismo que se instalan en Cuba. Como dice Claudio Katz:

“En los últimos 20 años Cuba registró cambios radicales en su economía, que generaron un segundo tipo de problemas estructurales. El país sobrevivió aceptando el turismo, los convenios con empresas extranjeras y un doble mercado de divisas, que segmenta a la población entre receptores y huérfanos de las remesas.

La aparición de este importante flujo de divisas determinó una transformación económico-social muy significativa. El grueso de los dólares ingresados no es invertido. Se transfiere al consumo, produciendo una fractura en el poder de compra entre los sectores favorecidos o privados de esa moneda.

Algunos analistas describen cómo este doble mercado creó una importante estratificación social. Los marginados de ese circuito viven con presupuestos ajustados y se alimentan con comidas austeras. Los que tienen divisas pueden disponer de mejores vestimentas, computadoras o teléfonos celulares(Vandepitte, 2011).

Porque ocurre este cambio de parte de los EEUU

Es evidente que esta situación, que por un lado como y dijimos es un triunfo abre también posiblemente una situación nueva para la isla. Para una gran parte de la izquierda se trata de la política del “abrazo del oso” conocido así porque cuando el animal lo hace destruye la espina dorsal del otro. Otros dicen que es para dar un pequeño paso atrás para dar rápidamente dos adelante. No lo vemos así.

El cambio de la política yankee es parte y se explica por su debilitamiento como potencia hegemónica mundial. Los EEUU, están declinando en su hegemonía, están debilitados como luego de Irak, Afganistan, y en general en todo el mundo islámico y árabe. Lo que prima es más desorden e impotencia para intervenir y es ese un elemento importante para cambiar su política.

Pero a ello también tenemos que sumar la propia situación interna; la gran movilización democrática contra los crímenes racistas a los negros que parecería ser una continuación de Occupay Wall Street es la expresión más actual, pero está también el movimiento de los inmigrantes latinoamericanos indocumentados. e incluso. las luchas por sindicales que se han abierto en los sectores de servicios que eran los más de Mac Donald, Wall Mart que cuentan con simpatías de la población.

Hay que ver que el “sueño americano” de quien trabaja progresa y se hace rico ha sido definitivamente enterrado para un sector importante de la población americana empobrecida para comprender lo que sucede en los EEUU. Y a la vez hay también que comprender que para grandes sectores de la población, incluso latinoamericanos y cubanos, crece el descreimiento en el capitalismo y su ex gran potencia.

Por otra parte -el reconocimiento del fracaso de 54 años de política de agresión- ha hecho que sectores burgueses presionen por el cambio, ya que se trata de un mercado de 11 millones de habitantes, con medio millón que y están dentro de la pequeña economía privada y con la necesidad de cmpetir con los países europeos ya instalados a los que hay que agregar Brasil.

Los problemas que enfrentará Cuba

El curso hacia una política de retomada del capitalismo ocurre controlada y dirigida por un régimen burocrático. Cuba había quedado más aislada ahora con la situación de Venezuela y busca oxígeno, un camino de liberalización económica que tiene puntos en común y sus diferencias con el de China.

Las medidas y el acuerdo significan afirmar un curso hacia una economía de capitalismo de estado con elementos de libre mercado, que va a traer nuevas penurias para las masas que estas tendrán que enfrentar.

Pero estamos en contra de hacer de centro de nuestra política el problema del restauracionismo, y considerarlo una derrota del socialismo y de Cuba.  Desde el punto de vista teórico y político hay muchos interrogantes. En una economía mundial globalizada como la que hay en esta fase del capitalismo, que posibilidades tiene la pequeña isla de desarrollarse autárquicamente por fuera de la economía mundial? La burocracia es responsable de la corrupción altísima, de la ineptitud para aprovechar la economía planificada, pero repetimos qué posibilidades tiene un país de bajo nivel de desarrollo de las fuerzas productivas de avanzar hacia el socialismo, mas en las condiciones actuales de la economía mundial dominada por el capitalismo?

Es necesario también hacer la discusión de que es Cuba hoy y que en las últimas dos décadas: si no es un estado obrero en transición al socialismo que es? No se asemeja más a un capitalismo de estado cuyo poder como un todo reside en la burocracia, es decir poder político y económico: esa es en principio nuestra opinión.

El pueblo cubano va a enfrentar nuevas contradicciones y vivirá también la explotación capitalista. Son nuevas penurias. Su futuro socialista no depende solo de sus propias fuerzas y su conciencia histórica ganada que seguramente ayudará, sino del desarrollo de la lucha de clases en el mundo, de los progresos democráticos revolucionarios y anticapitalistas que ocurran –también en países centrales- y  a los que tenemos que apostar.

Es muy probable que el eje de la lucha democrática crezca en la isla. No lo será por “el libre mercado”como querrán los liberales, pero puede ocurrir por el mayor distensionamiento do “estado de guerra” que le daba  justificativos a las  medidas de represión del aparato burocrático estatal y al partido único. Y esta situación puede ser muy progresivas para que se fomenten nuevas ideas democráticas revolucionarias y socialistas.

Tendremos que criticar que en esta política no hay ninguna participación popular democrática en las decisiones que toma el aparato, aunque nuestro ataque fundamental no es al restauracionismo, sino a la falta de control popular sobre las medidas burocráticas.

A partir de ahora Cuba dependerá más de la lucha de clases mundial y de la latinoamericana. Seguimos defendiendo a Cuba independiente, y este hecho objetivo de su relativa independencia frena también al viejo neoliberalismo (encarnado entre otros en  el escritor Vargas Llosa) que sueña en volver a que domine el conjunto de Latinoamerica la vieja burguesía neoliberal privatista agente del imperialismo en estado puro.

El futuro de Cuba depende de la lucha de clases mundial y es a eso también a lo que apostamos.

(*) Secretario de Relaciones Internacionales del PSOL, dirigente da corrente interna MES.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *