Y si Syriza gana las elecciones, ¿que pasa con la cuestión del poder?

grecia

Escribe: Pedro Fuentes

1- Estamos a pocas semanas después de haberse realizado las elecciones francesas y a pocas también de la elección al parlamento europeo. Los resultados franceses, han sido un campanazo que llama la atención. En Francia, país de alta influencia política histórica sobre el conjunto del continente, diferentes artículos (así sean discrepantes entre si), resaltan la bancarrota de la socialdemocracia, un pilar sin el cual este régimen no existe, y en contrapartida el crecimiento de la derecha neofascista y la abstención.

Estos elementos no dejan dudas que en Europa hay una profunda crisis de los regímenes democrático burgueses sustentados en los partidos cristianos y socialdemócratas que durante años dieron estabilidad a Europa. La crisis económica y las brutales políticas de ajuste de los gobiernos, especialmente los del sur, han reventado a los partidos que la aplican y la credibilidad de las masas en ellos. El crecimiento de la derecha fascista es significativo, y si se hace una comparación con los resultados de los partidos que están a la izquierda de la vieja socialdemocracia parece mayor salvo algunos países como Dinamarca, Grecia.

Es evidente que hay un desarrollo desigual entre la magnitud de la crisis (económica y de los regimenes), y la construcción de alternativas capaces de influenciar grandes masas y disputar el poder. En medio de la crisis y las grandes resistencias, huelgas, movilizaciones e incluso levantamientos revolucionarios, está siendo costoso el surgimiento y desarrollo de una alternativa anti régimen y anticapitalista. Cabe preguntarse entonces si, ¿el surgimiento de una alternativa de poder de izquierda por fuera del régimen y expresara una ruptura con el mismo es un camino bloqueado en el próximo período?. Parece que no, por el contrario, la disputa que hay en Grecia muestra que esa hipótesis está abierta.

2 -En Grecia hay elecciones al parlamento europeo, y también municipales y regionales. En las del parlamento europeo quien encabeza las encuestas es Syriza que parecería que amplía la diferencia con Nueva Democracia el partido en el poder. La agencia noticiosa EFE, daba en inicios de Abril “a Syriza 19%, mientras que Nueva Democracia (ND) del primer ministro, Andonis Samarás, obtenía el 17 %.y el tercer puesto se lo disputaban los neonazis de Amanecer Dorado y el recién creado partido de centroizquierda liberal “To Potami” (“El Río” un partido lanzado hace semanas por un comentarista de televisión), ambos con un 10 %. El socio gubernamental de Samarás, el partido socialdemócrata Pasok, mantiene su debilidad a pesar de concurrir junto a otro movimiento de centroizquierda, el denominado “Olivo”: esta alianza obtendría el 6,5 % de los votos. Tras ellos estaba el Partido Comunista (KKE, 5 %), el partido nacionalista Griegos Independientes (ANEL, 3,5 %), el centroizquierdista Izquierda Democrática (Dimar, 2 %), los ecologistas y los ultraderechistas de LAOS, ambos con un 1,5 %, y finalmente, el Frente de Izquierda Anticapitalista (Antarsya, 1 %). El porcentaje de indecisos, de los que optan por el voto en blanco o la abstención, se sitúa en el 20,5 %.

Las últimas encuestas siguen marcando esta tendencia de triunfo de Syriza frente a dos rivales que la amenazan: el partido del gobierno Nueva Democracia y Aurora Dorada. Esto ocurre a pesar de la violenta ofensiva mediática de la burguesía contra Syriza que no deja de decir que su triunfo significaría la catástrofe y el fin del país.

3- Nos parece que es un deber de todos, incluso de aquellos que estamos lejos, debatir sobre lo que representaría para Grecia y Europa un triunfo del partido de Tsripas. Es una discusión crucial, no solo para tener una caracterización los más ajustada posible de la realidad europea, sino para comprometerse políticamente con esta perspectiva. Parecería que hay importantes sectores de izquierda anticapitalista que, ahora que Syriza se sitúa cerca de los peldaños del poder, consumen horas debatiendo caracterizaciones para terminar afirmando en forma bastante ligera que Syriza ha sufrido un cambio cualitativo y es ya parte del régimen.

Se sacan estas caracterizaciones terminantes a partir de declaraciones de Tsypras que Grecia no va a salir del euro y que estaría dispuesto a negociar con los organismos financieros internacionales y/o de actitudes adoptadas por Syriza de diálogo con personalidades que rompieron con el Pasok pero que en su momento habían votado por el memorándum, o la actitud de no participar en el acto de repudio a que Grecia asuma la presidencia europea. Hay algunos sectores (principalmente de la izquierda trotskista que no está en Syriza), que desde tiempo atrás sostienen que Syriza no es, ni nunca fue anticapitalista.

4- Nos parece que la discusión sobre Syriza tiene que hacerse en el contexto de los cambios que ha sufrido la situación europea y mundial y en un marco más amplio que las de declaraciones o algunas actitudes políticas de dirigentes que pueden ser ciertas. De todas formas y comenzando por esto, nos parece que la palabra negociación no nos puede asustar. Sería incorrecto levantar como política permanente la negociación con la troika; esa estrategia sería equivocada ya crearía expectativas con las instituciones dominadas por el capital financiero lo que desarmaría al movimiento de masas y/o podría llevar a una capitulación. Pero no hay que descartar, que un gobierno de Syriza haga que Grecia imponga nuevas condiciones si hay movilización y si hay solidaridad continental con el pueblo griego. Esa hipótesis política tiene que estar planteada y discutida de otra manera en la izquierda. Tomando un antecedente latinoamericano como ejemplo, en Venezuela el gobierno de Chávez luego de idas y venidas (que incluyeron muchas negociaciones con la burguesía) terminó en 2002 haciendo las leyes habilitantes y tomando la gerencia de PDVSA, lo que significó la nacionalización del petróleo que fue el hecho más destacado para abrir el curso de ruptura que hizo que Venezuela tuviera márgenes de independencia política y económica y surgiera el ALBA. (Es bueno recordar que la izquierda que no estuvo de ese lado, bajo el argumento de que Chavez no era anticapitalista, terminó haciendo el juego de la derecha y volviéndose secta).

5- Pero al mismo tiempo nos parece que habría que analizar la cuestión de negociación-ruptura en los marcos de los grandes cambios ocurridos a partir del avance de la concentración del capital en la economía mundial y del aumento de las desigualdades sociales y las mudanzas ocurridas también en los regímenes políticos. Este es un tema que necesita de la rigurosidad científica con las que Kutsky, Hilferding y Lenin usaron para el imperialismo. El impacto que ha tenido libro del profesor francés Thomas Piketty “El Capital en el siglo XXI”, sobre el aumento de la concentración de la riqueza y de la desigualdad es ilustrativo. De alguna manera responde a la consigna del 99% contra el 1% que tal vez un estudio más científico diga que es el 0,1%. De manera insuficiente, por esta ausencia que nosotros tenemos, nos parece que hay mudanzas estructurales en la economía y el estado que han ido aconteciendo y han trasformado de manera irreversible los viejos regímenes políticos y sus partidos políticos sometidos a la lógica de esta concentración capitalista imperialista. Por eso es lícito plantearse que todas las medidas económicas contra la austeridad, y los ajustes (reales y objetivas), llevan a una ruptura con los mismos y abre las puertas a un proceso transicional anticapitalista. De esto se pueden derivar dos cosas: que hay condiciones de defender gobiernos anti austeridad como nuevos tipos de gobiernos de los trabajadores y campesinos o populares como los que planteaba la III Internacional. Que la composición de estos gobiernos y la representación de los trabajadores en los mismos puede adquirir diferentes formas que no sabemos cuales pueden ser aunque todas ellas excluyen de inicio a los viejos partidos burgueses europeos y la vieja socialdemocracia.

6. Es bueno también recordar que la política y programa no son la misma cosa. La política no puede entrar en contradicción con el programa ni con la estrategia, pero no es lo mismo. La política depende de la correlación concreta de fuerzas entre las clases en un momento determinado y el programa responde a las necesidades históricas, a la estrategia. Por eso mismo no podemos analizar las tareas de Syryza sin ver la correlación concreta de fuerzas en Grecia y en Europa. Un gobierno de Syriza y el pueblo griego no pueden luchar por imponer un plan antiausteridad si no es también como parte de un proceso continental y en especial de los países del sur de Europa. por sus propias fuerzas

7. No se puede decir que Syriza camvbió y dejó de ser un partido de clase independiente por lo que diga un dirigente o incluso una mayoría de sus dirigentes. Sus opiniones son importantes, ya que el hablar es una forma de hacer política, pero tenemos que tomar una totalidad. Desde la caída del estalinismo hay diferentes procesos de partidos amplios de clase e independientes que se han abierto. Nos parece que Syriza es en Europa el mejor exponente de ellos como, salvando las distancias de todo tipo, creemos que en Latinoamérica lo puede ser el PSOL. Que Syriza se haya convertido en un partido ampliamente mayoritario en relación al PC entre los trabajadores griegos no es poca cosa. Es un avance muy importante en su conciencia de clase. El PC griego sigue siendo un partido estalinista por su régimen interno y su política, esta se parece a la de Satlin en el tercer período, cone un sectarismo divisionista con Syriza (en nombre de la ortodoxia) que le hace el juego a la burguesía.

Un partido amplio como Syriza no es solo la dirección (o mejor dicho un sector de la dirección), sino también sus corrientes internas, su base social, su trayectoria en la lucha de clases y su programa. Este no es solo sus formulaciones escritas sino también como ellas se expresan en su política, en su localización frente el gobierno, los partidos del régimen y el mismo régimen y sistema. Las corrientes internas expresan diferencias políticas importantes (al igual que ocurre en el PSOL). Es sabido que en Syriza hay discusiones internas importantes y que hay un bloque de izquierda, que tiene como uno de sus impulsores el jefe de la bancada parlamentaria de Syriza, que abarca el 30% del partido. Dada la envergadura que ha alcanzado Syriza, cambiaría cualitativamente su carácter de partido de clase e independiente si hubiera protagonizado una traición ante el movimiento de masas. También habría que denunciar como un camino hacia la capitulación un acuerdo político con partidos de la troika como el Pasok

8. Hay que plantearse también la cuestión de un gobierno de Syriza en los términos si habría o no que participar del mismo. Quien ya tiene la caracterización que Syriza capituló obviamente estaría en contra de participar. De todas maneras un fenómeno nuevo como este abriría muchas dudas. Todos los partidos amplios están sometidos a las presiones de las clases. Presiones de la burguesía, clases medias y de los trabajadores. Por eso mismo como en todos los procesos hay tendencias y disputas. Syriza es un partido amplio que lógicamente sufre estas presiones y por eso mismo es un proceso abierto, en disputa. También lo sería un gobierno de Syriza, que estaría sometido a multiples presiones y en especial de los grandes capitalistas que pueden usar la política doble del garrote y la zanahoria con un gobierno de este tipo.

En las resoluciones de su IV Congreso la tercera III (la mejor escuela de estrategia y táctica revolucionaria), dejó conceptos fundamentales sobre la actitud de los comunistas ante un gobierno de organizaciones obreras y campesinas que no estén bajo la dirección de un partido revolucionario. Estaban a favor de participar en un gobierno obrero y campesino (ahora sería un gobierno obrero y popular) como una continuación de la política del frente único obrero con esas organizaciones. Ponían como condición que sus representantes estarían bajo la disciplina del partido y la Internacional. Salvando las distancias esto sería un gobierno de Syriza y por lo tanto la izquierda revolucionaria tendría que participar.

Nos parece que toda la izquierda marxista tendría que levantar en Grecia la consigna de gobierno de Syriza (posiblemente bajo la forma de una formulación más completa), como consigna de poder para la agitación en la lucha de clases y también para las elecciones. Si en las próximas elecciones europeas syriza consigue el primer puesto, la consigna comienza a ponerse más concreta y para la acción. Nos parece que es un crimen político estar por fuera en general del proceso de Syriza y mucho más en particular frente a las elecciones en las cuales puede ser la fuerza mayoritaria. Toda política que debilite esta posibilidad así sea en el nombre del anticapitalismo, es objetivamente, por sus resultados procapitalista.

Un pensamiento en “Y si Syriza gana las elecciones, ¿que pasa con la cuestión del poder?

  1. Leí suficiente, empieza diciendo que la socialdemocracia en francia ya no se mueve pero el presidente actual que se eligió hace re poco es socialdemócrata y hasta ahumentó los impuestos un 70%, que los democristianos ya no existen… y son el partido dominante en Alemania, con Merkel etc. QUe no nos tiene que asustar que Syriza diga que va a negociar con la UE y quedarse en el euro y pedir más préstamos y pagar la deuda porque siguen diciendo que son de… izquierda? Mundo de fantasía…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *