El histórico mitín de Omonia

por Thiago Aguiar

Traducción por Nicolás Calabrese

Português

Acabo de llegar de las actividades de un día, para mi, histórico. El mitín de Omonia fue un acontecimiento impresionante, que guardaré en mi memoria para siempre. A las 19 horas, puntualmente, al sonido de “Bella Ciao”, millares y millares de personas comenzaron a ocupar la Plaza Omonia, tomándola completamente. Al centro de la plaza convergen varias calles radiales, todas completamente llenas. Los relatos cuentan de al menos siete cuadras tomadas a partir del lugar de donde habló Alexis Tsipras. Los números son mayúsculos: por más que no haya un conteo oficial, dirigentes de Syriza hablaban de cerca de 70 mil personas en el mitín de cierre de campaña de la izquierda radical en Atenas.

Tuve el privilegio de estar, junto al compañero Juliano Medeiros, en el área de las delegaciones internacionales, exactamente en frente del escenario. Con nosotros, decenas de compañeros de todo el mundo. Estuve con los miembros del Partido de la Izquierda Europea (GUE), con Marisa Matias, eurodiputada portuguesa del Bloco de Esquerda, con camaradas de Die Linke, de Front de Gauche, de Podemos y de Izquierda Unida, entre tantos otros.

Quince minutos antes de las 20 horas, subió al escenario Alexis Tsipras. En un discurso sólido, comenzó tratando la responsabilidad de Syriza con el pueblo griego, con el fin de la austeridad, la recuperación de los salarios, el acceso a los servicios públicos como de energía y calefacción, el fin de la crisis humanitaria… Hablando a los jóvenes, dijo que la victoria de Syriza, para muchos en la prensa y en la clase dominante europea, sería “una amenaza al futuro”. “Una amenaza al futuro sí, al futuro de gente como Samarás (actual primer ministro conservador) y sus amigos!”. En la parte final de su discurso, Tsipras habló detenidamente sobre la cuestión de la deuda y de las medidas de enfrentamiento a la Troika previstas en el Programa de Tesalónica y de su propuesta de una conferencia sobre la deuda europea, semejante a la conferencia de la deuda alemana en la pos-guerra, en la cual países europeos cancelaron parte significativa de las deudas germánicas. Tsipras dijo que, en la conferencia, Alemania tendrá la oportunidad de cancelar la misma deuda que Grecia canceló en 1953 (el país helénico era uno de los acreedores alemanes en aquel momento), provocando palmas entusiasmadas.

Al final, cuando todos imaginaban que el mitín terminaría, vino la apoteosis: Tsipras llamó al escenario a Pablo Iglesias, ambos se abrazaron e Iglesias dijo algunas frases en griego, llevando a la multitud al delirio. En inglés, finalizando su discurso que tocó profundamente el tema de la crisis de la deuda, Iglesias dijo: “Primero, vamos tomar Atenas! Después, tomaremos Berlín!”

Como si no fuese suficiente, estuvimos en seguida después del mitín, en un encuentro de las delegaciones internacionales, en el cual tuvimos la oportunidad de hablar con Pablo Iglesias y Alexis Tsipras! Al primero, le relatamos algunas de nuestras luchas y tratamos la situación brasileña, además de invitarlo a venir a Brasil a conocer nuestro partido y de nuestro deseo de ampliar nuestras relaciones con Podemos. Al segundo, después de felicitarlo por el día victorioso con un abrazo, deseamos suerte para el domingo y la expectativa de que seamos todos victoriosos el 25/01.

Son casi 4 de la mañana y no podía dormir. Necesitaba escribir: ¡la esperanza está llegando!

thi

Juliano Medeiros (PSOL), Alexis Tsipras (SYRIZA) y Thiago Aguiar (Juntos y PSOL)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *