La corrupción en Brasil

Lecciones de los escándalos de Petrobras y el Metro –CPTM

por Pedro Fuentes

Texto em Português

Al escándalo de la Petrobras se ha sumado ahora la investigación del esquema de corrupción montado en el Metro y la CPTM de Sao Paulo, transporte administrados por el gobierno tucano de Ackimin. Se ha descubierto que han recibido de parte de las grandes empresas provedoras del sistema entre las que están Siemens (Alemania),  Alston (Francia), Bombardier, (Canada EEUU)  entre otras, grandes sumas de  dinero para asegurar sus contratos. Por otra parte el juez federal que investiga Petrobras, acaba de informar que la planilla de dato aprendida a Alberto Youssef encargado de los depósitos de dólares en el exterior “que el crimen de las grandes propinas de las constructoras trasciende Petrobras “serian 750 en los más diversos sectores de infraestructura.  Funciona en los caminos, puertos, red ferroviarias aeropuertos….”

Aclaremos para los lectores internacionales que en el caso de Petrobras las grandes constructoras brasileras que están acusados por entregar coimas que suman millones de dólares  y representan aproximadamente el 3% del monto de los contratos realizados. Camargo Correa, Oderbretch, OAS, Engevix , Queiroz…  9 en total, la mayoría de ellas ocupan destacados puestos en el ranking de empresas del país.  Son conocidas también por sus obras en numerosos países de Latinoamérica y de África.  Camargo Correa en 6 paises entre ellos Venezuela, Odebtetch 15 (rcordar el conflicto con Ecuador), OAS 20. Engevix 12…)

Estas empresas formaron un cartel para distribuirse las licitaciones de la Petrobras entre ellas las grandes destilerías de Abreu Lima en Pernambuco y Comprj en Rio de Janeiro, más otros inúmeros servicios. De esa manera evitaban la competencia y la empresa acordada para determinada licitación  fijaba un sobreprecio, para luego subcontratar al cartel en las obras y repartir beneficios. Los costos primitivos de algunas de ellas dieron saltos siderales; en el caso de la destilaria de Abreu Lima, paso de US$ dos billones cuando fue iniciada en el 2007 para US$ 18,5 ahora.  Sin dudas  a un cartel de este tipo se lo puede llamar una mafia empresarial para hacerse con el dinero público con complicidad con los funcionarios directos representantes del gobierno.

Tenia razón Luciana Genro: son hermanos siameses.

Si bien no es el tema central de esta nota es bueno recordar que la Luciana Genro afirmaba durante l campaña electoral que “Dilma, Aecio y Marina” eran hermanos siameses; Luciana sostuvo en todo los debates que los tres defendían, el  actual modelo dominado por las corporaciones  en el que entran los bancos, el argonegocio, las constructoras, y su complicidd con los gobiernos. Es decir que defendín el sistema.

No caben dudas de esta afirmación. El PT en Petrobras como el PSDB en el transporte público paulistano,(el mayor del país), los dos están unidos como siameses por la corrupción. Una prueba más actual de este engendro es la a designación de ……Levy como Ministro de Hacienda. Él es de origen y formación tucana, pero ya estuvo en el primer gobierno de Lula. Se trata de  un político  ultraliberal que, que podrí ser muy bien uno de los pares siameses político, que  viene con varias tijeras en las manos para hacer un recorte presupuestario de gran magnitud podría ser muy bien uno de os padres de los siameses.

La corrupción no solo sucede en la campaña electoral cuando las empresas contibuyen con millones de reales con las compañas políticas.

Con la explosión de estos dos esquemas se ha puesto sobre el tapete que es la corrupción y cuales sus alcances.  Hay una idea popular difundida de que en gran parte de la población del país que es un problema propio que hace a la idiosincrasia de nuestro país.  Y que por otro lado se trata de un problema moral o ético de políticos comprados para servir a bancos y coorporaciones.

Comenzando por el segundo problema es verdad y es el hecho más notorio que aparece en todas las elecciones las enormes donaciones que las grandes empresas hacen a los políticos a cambios de sus favores. Los grandes donantes del PT y todos los partidos del régimen son las grandes corporaciones, bancos y constructoras. Esto es público, aparece en las cuentas que emite el tribunal electoral.  Los listados dicen que estas constructoras también están entre las megaempresas que más donaron al PT y PSDB durante la campaña electoral, (la más cara de la historia de Brasil).

Nuestro partido y una gran mayoría de la sociedad ve correctamente en estas donaciones que permite la ley electoral una forma perversa de corrupción por la cuales los políticos se venden por suculentas comisiones para llegar al poder.  A partir de allí ser favorecidos por altas contribuciones que luego le pagan las empresas como retribución a los servicios prestados. Por eso, está planteada la tarea de terminar con esta ley electoral y defender el financiamiento público de las campañas electorales.

Ahora bien, sería un error encarar esto como un problema moral o ético de sectores políticos y que, hecha un reforma política que rsuelva el financiamiento público de las cmpaãs de lo partidos, se resuelve la corrupción y la política se moraliza.

La corrupción: un problema intrínseco del capitalismo.

Los casos de Petrobras y Metro están mostrando que la corrupción es un problema mucho más profundo que la simple compra de candidatos: es un problema  intrínseco al capitalismo y hace a la esencia de cómo funciona este sistema. Ya Rosa Luxemburgo decía que no había nada más inmoral y corrupto  que acumular riqueza a costa del robo del  trabajo ajeno. Marx decía en la introducción  la lucha de clases en Francia que para el Estado capitalista es imposible  “extirpar el despotismo del capital sobre el trabajo, dado que es condición de su propia existencia parasitaria”.

Así funciona también en Brasil. Estas grandes constructoras, entregan esas sumas millonarias a los políticos y los gobiernos porque son pate de esta lógica del capital:  ganan sumas muchísimo más millonarias a costa de la explotación de sus trabajadores, pagando los salarios miserables, y condiciones de trabajo csi infrahumanas. Es bueno recordar el incendio espontáneo de los trabajadores de las barracas de Jirau en la represa de Roraima. No solo roban directamente a los trabajadores de sus empresas sino que tambiénen su dominio del estado burgués son también especialistas en la sonegación de impuestos, en un país donde estas empresas tienen cargas leves mientras el pueblo es quien paga más, como lo denunciara Luciana Genro en la campaña electoral proponiendo una fuerte reforma impositiva en donde los tributos salgan de las grandes fortunas y coorporaciones.

Bancos, corporaciones etc. son las elites, las clases dominantes que tienen asegurada esta situación por el dominio del estado. Ni el estado brasilero, ni ninguno en el mundo dominado por el capitalismo son neutrales. Hacen sus leyes, instituciones, y tienen sus gobiernos en el poder para asegurar su poder y de esa manera la explotación de los trabajadores y el pueblo pobre.

La corrupción se acelera en esta fase de decadencia de crisis del capitalismo 

En la actual fase del capitalismo globalizado neoliberal la crisis se ha agudizado y la corrupción también. El capitalismo alcanzó la expansión a todo el planeta y también la mayor concentración la mayor concentración de renta, (como demuestra estadísticamente Pikkety, que desmitificando  la economía vulgar para la cual el crecimiento favorece a la humanidad y a todas las clases de conjunto), han aumentando por el contrario en forma cualitativa las desigualdades sociales.

La crisis históricas y estructurales del capitalismo que de nuevo ha estallado en este período de “globalización neoliberal” hace que por la sobreacumulación de capital la burguesía acumule muchísimo más dinero en la especulación o comúnmente llamada ruleta financiera que le permiten ganancias rápidas en muchos casos manipuladas que en la producción. Nuevo objetivos de clase que operan en beneficio de las camadas más altas de renta, esto es los propietarios capitalistas y las fracciones superiores de la administración. La mayor concentración de renta, fue una realización crucial del nuevo orden social”. Los economistas Dumeni/Levy introducen un nuevo concepto en la anatomía de las clases dominantes “que es el de administradores y gerentes de las instituciones financieras que son las que tienen un alto poder de control del capital financiero”.

Este sector tiene una gran capacidad de administrar y de esa forma comandar también un sector clave de la economía financierizada como para  imponer sus políticas al Estado y sus superestructuras gobernantes. Dicen estos autores que “Las clases capitalistas, aliados a los administradores de alto escalón, específicamente en el sector financiero han logrado reforzar su hegemonía y expandirla globalmente”. Para dar un ejemplo de cómo este método ha pasado a ejercer un gran dominio basta recordar el caso del Citigroup, que con una buen y confiable cartera de clientes y un grupo de chat con otras compañías ganaron 99.000 dólares en 15 segundos haciendo comprar dólares a los mismos 15 minutos antes de que el precio suba por estas operaciones.  O la pirámide montada por Maddoff en los EEUU.

El papel de los políticos y sus partidos en la corrupción

Nos parece que este análisis desarrollado por Dumenil y Lewy, es muy interesante y que se puede asociar al papel que pasaron a jugar las castas gerenciales de administradores que tienen un papel directo y determinante en el gerenciamiento del Estado burgués. Estos autores no desarrollaron este tema. Pero sus análisis se pueden extender a la alta burocracia y la casta burocrática de los partidos socialdemócratas y socialcristianos que se alternaban en el poder en Europa, y que podemos expandirlo a la misma casta burocrática gerencial del PT y sus aliados con 12 años en el poder. En el caso del PT esta burocracia está altamente emparentada con la administración de los grandes bancos y de los administradores de los fondos de pensión, una cifra de gran magnitud de los capitales brasileros que llega  a …..

El papel de la burocracia del PT y aliados es gobernar manteniendo relaciones estructurales  de casta – clase y por tanto tener una relación directa con los administradores y/o gerentes de las gran capital financiero.

La diferencias en este política  entre el PSDB y el PT son de grado. El PT,– favorecido por el viento de cola que tuvo la economía brasilera por el precios de los comodities y el derrame que hubo por el asistencialismo en el consumo interno-,  pudo disfrazar esta política con un muy relativa mejoría para los sectores de la llamada nueva clase media. El PSDB más orgánico de la gran burguesía, quiere todo para ella. Y pasó por otro momento económico en el gobierno de FHC. Pero ahora no es casualidad que ambos coincidan y que el siamés Levy esté en el gobierno para ello.

Así vemos que los actuales partidos políticos –que administran este estado burgués-,  juegan un papel que es mucho más importante que las comisiones que reciben de las empresas que  contribuyen en sus campañas electorales. Actúan estrechamente asociados a la gestión de la corrupción que es el capitalismo.

La ciudad y la corrupción

Una forma muy directa y actual, que se ha expandido en todo el mundo, pero que está haciendo crisis en Brasil es el problema de las ciudades y la especulación inmobiliaria. Es el marxista David Harvey que es quien más ha estudiado esta nueva forma de acción del capital ficticio o especulativo que ha llevado a la burbuja hipotecaria en los EEUU y ahora amenaza a China. Sin entrar en muchos detalles Harvey señala que hay un imperialismo que actúa por desposesión de espacios. Se trata de una nueva forma de acumulación capitalista tan siniestra como la primitiva que practicaron los imperialismos europeos con el oro y plata de América Latina.

Es el caso de Brasil con destaque para Kassab, responsable según el MTST de la mayor quema de favelas en Brasil como prefeito de Sao Paulo, y futuro ministro de Dilma de Ciudades, que en su gobierno usurpó espacios –muchos de ellos públicos- para grandes construcciones y emprendimientos inmobiliarios.  Es un fenómeno mundial que divide a las ciudades socialmente en áreas ricas y pobres. Una forma de capitalismo corrupto que está haciendo estallar crisis y preanunciando otras, en la grandes ciudades.

En este marco global tenemos que comprender y combatir la corrupción capitalista que ocurre en Brasil. La misma no puede surgir de ninguno de os partidos del régimen. El milllon seicientos mil votos que sacó Luciana Genro es un aporte a la necesaria acumulación de fuerzas que el Brasil necesita.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *