LA BATALLA DE POLÍTICA DEL 1 DE MAYO – PARANA EN EL CENTRO DE LA COYUNTURA

Por: Israel Dutra, de la Dirección Nacional del PSOL

Desde  Curtiba

Las manifestaciones del día internacional de los trabajadores, en todo el país, revelan las tendencias políticas en curso. Los principales síntomas de la política nacional estuvieron presentes en el debate político del feriado del día de todos los trabajadores. Por un lado, las dos grandes alas de la burocracia sindical disputaron por el eje de la política – en el caso de la CUT con Lula y de Fuerza Sindical con Aécio e Cunha; y por   otro lado, un ejemplo importante que sigue levantando su bandera el primero de mayo es la fuerza de los profesores de Paraná.

Estuve con Luciana Genro y una delegación nacional de dirigentes del PSOL como Babá, Bernardo Pilloto y otros compañeros acompañando la manifestación en Curitiba.

Actos de la CUT y de Fuerza Sindical: vaciados por debajo, subordinados por arriba.

Las dos principales centrales sindicales del país midieron fuerzas, como tradicionalmente hacen, en actos en la capital paulista.

El acto de Fuerza Sindical, en la Plaza Campo Bagatele, fue impulsado por los conciertos de los cantantes populares como Bruno & Marrone, Paula Fernandes, Zeze di Camargo y Luciano, y por sorteo de decenas de automóviles. Buscando capitalizar el descontento con el gobierno, Paulinho se rodeó de sectores de la oposición sin perder los lazos con el gobierno: el Ministro de Trabajo, Manoel Dias fue uno de los invitados de honor. Aécio Neves y Eduardo Cunha fueron los oradores principales, discursando contra Dilma. Aécio habló en contra de la corrupción y Paulinho agitó el “Fuera Dilma” sin mencionar una palabra sobre el PL4330. Uno de los puntos interesantes fue la falta de pancartas de los sindicatos tradicionales de Fuerza. A pesar de la multitud presente gracias a los shows, algo común en el tipo de acto-show   de Fuerza, señaló la falta de importantes de bases sindicales de la Fuerza Sindical.

El acto de la CUT con Lula estuvo marcado por un público menor que los actos que esa central organizaba en los últimos años y la presencia de Lula como su gran estrella. Lula apeló a la retórica contra el FS y agitó una fórmula híbrida “contra la tercerización sin límite.” Dilma se salvó de las críticas de los sindicalistas de la CUT. El acto finalizó con la demostración de los artistas más identificados con los sectores pro-gubernamentales, con el PT y el PCdoB. En el sitio web de la CUT, en su línea oficial, en el discurso de Lula, una ausencia categórica: no hay críticas a las Medidas Provisorias  que retiran  derechos, ninguna crítica al plan de ajuste de Dilma y Levy.

El gobierno ha optado por permanecer a la defensiva. Dilma decidió no aparecer en la televisión para evitar exponer el desgaste ya registrado el día 8 de marzo, cuando fue blanco de protestas durante su discurso.

Dilma y el PT también ingresan en una semana decisiva para imponer su agenda. Precisan aprobar, en forma de Ley, las Medidas Provisorias 664 y 665, que retiran los derechos laborales y jubilatorios. Fuerza Sindical y las patronales quieren acelerar el trámite en el Senado del PL de las tercerizaciones 4330, donde la presión se intensificará.

Los dos actos expusieron la continuidad de la lucha feroz entre el gobierno y la oposición de derecha, sin embargo, no ofrecen una alternativa coherente para los trabajadores que están luchando y no aceptan perder derechos.

Paraná mostró un camino diferente

El Primero de Mayo en Curitiba (Capital del Estado de Paraná) tuvo un carácter opuesto. Fue una demostración de fuerza por parte de los trabajadores que están luchando, marcando un camino a la vanguardia del país. (El día 29 hubo una feroz represión a una manifestación de maestros y profesores que protestaban contra la reforma de la jubilación). Fueron más de 5.000 personas que marcharon al frente del Palacio de Iguazú, sede del gobierno estadual.  El acto marcó la unión de varios aspectos.

En primer lugar porque era un acto con la participación de millares, distinto de los actos burocráticos de festejos despolitizados y de los actos que la izquierda social organizó en el país, por fuera de los grandes centrales, que reunió a unas pocas centenas de activistas en el mejor de los casos.

En segundo lugar, porque marcó la situación nacional, donde la represión ordenada por Beto Richa el día 29 de abril conmovió al país, a pesar del boicot de parte de los medios. Paraná fue el principal tema de las redes sociales, en las escuelas de norte a sur, en medio de una semana donde varias huelgas ocurren simultáneamente en el sector educativo.

En tercer lugar, porque era un acto político de carácter combativo. En un escenario en donde no hubo ningún acto de carácter nacional, la movilización que llegó al frente de la sede gubernamental, sin shows ni apelaciones mediáticas mostró un método para luchar y ganar. Y fue un acto político, ya que sus principales oradores expresaron puntos de vista políticos, especialmente Luciana Genro, Babá, Zé Maria (PSTU), entre los líderes nacionales de oposición de izquierda al gobierno.

Cuarto, por la apelación que la sociedad tuvo hacia el acto. Todo Paraná repudió el  acto de Richa y su secretario de seguridad, Franceschini. Tuvimos actos espontáneos el día 30 en ciudades medianas y en la capital, que reunieron millares de personas indignadas, en solidaridad con los maestros y la consigna de Fuera Beto Richa, el Hitler de Paraná.

La movilización del día 15 de abril fue una respuesta contundente a la ofensiva que la  patronal y la derecha vienen haciendo para aprovechar las tercerizaciones. Fue una primera señal de clase en las calles después de los hechos de marzo.

Las huelgas de los maestros y el personal se llevan a cabo en varios estados, con diferentes niveles de adhesión. Pará, Santa Catarina, Pernambuco, Sao Paulo están en huelga por salarios y mejores condiciones de trabajo.

El hecho de que el gobierno de Paraná expone el “camino Tucano” de actuar con los maestros, el tratamiento de la lucha de los maestros como una cuestión policial también deja en una defensiva al PSDB como partido. Esto es un anticipo de lo que puede pasar en varios estados gobernados por los sectores de la oposición de derecha. Y deja a Aécio sin discurso a amplios sectores que están indignados con  Dilma y quieren ubicarse en un campo alternativo.

La represión generó una amplia solidaridad de todos lados. Los policías que se negaron a actuar en contra de los maestros fueron aclamados como héroes. Por todo Brasil, maestros de escuelas primarias, de escuelas básicas, técnicas, superiores, de  diferentes modalidades se identificaron inmediatamente.

En la final del campeonato de fútbol final de paranaense, las dos hinchadas rivales se unificaron en un coro de “Fuera Beto Richa”. Síntoma de la indignación masiva.

Luchas existen. ¿Cuál es el papel que debe jugar la izquierda?
La izquierda social y política debe cumplir un papel activo en la coyuntura. No podemos resignarnos a comentaristas de la realidad. No podemos actuar con sectarismo en temas tan importantes como la lucha contra la tercerización.

Además de las luchas de los maestros ya citadas, los sectores del movimiento obrero también se movilizaran en contra el ajuste y el desempleo. En Mercedes se acaba de conquistar una victoria contra los despidos. Fueron dos huelgas solamente en ese semestre, en la planta del ABC. Los trabajadores de Volkswagen y General Motors  también obtuvieron logros en huelgas contra los planteos de despidos.

Las direcciones del movimiento sindical también están involucradas en estas contradicciones. ¿Como la CUT explica su timidez cuanto las Medidas Provisorias de Dilma que prácticamente terminan con el seguro de desempleo al mismo tiempo que pone el centro en la lucha contra PL4330, propuesta de ley de la Cámara de Diputados con la cual el Parlamento implanta en todas las empresas la tercerización laboral? Varios sindicatos afiliados a la Fuerza Sindical desobedecen orientación de su dirección como es el caso de los trabajadores metalúrgicos de Paraná, Santo André y Mauá y varios directores de base del sindicato de Osasco que vienen participando en actos contra el PL de la tercerización.

El Congreso de Fasubra, a principios de mayo debe refrendar una mayoría de delegados identificados con la oposición de izquierda. En la base del movimiento estudiantil, la izquierda está ganando elecciones importantes como el DCE (Centro de Estudiantes) de la Universidad de Sao Paulo,  el Centro de Estudiantes de la Pontificia Universidad Católica de Rio Grande do Sul y ahora el Centro de Estudiantes de la Universidad Federal de Minas Gerais. La lista de oposición en el sindicato metalúrgico de Belo Horizonte y la región viene despuntando con chances reales, en caso  de que no haya fraude en la votación que ocurrirá desde el 5 al 7 de mayo.

Es decir, la situación exige una postura activa para disputar los rumbos del malestar social y de la iniciativa de clase. El papel desempeñado por la izquierda en los actos del 15 de abril fue una pequeña muestra del potencial de combate. La paralización del transporte en Porto Alegre garantizada por organizaciones sociales y políticas, como la CSP Conlutas y el sindicato del subterráneo, la marcha del Largo da Batata, en donde en alianza con el MTST, se logró una unidad inclusive con la CUT, bajo la bandera clara de lucha contra el ajuste y por más derechos.

La izquierda necesita lanzarse para construir la unidad de todas formas, bajo la bandera de lucha contra el ajuste y la tercerización.

Sobre la necesidad de un tercer campo.

Estamos en un escenario de polarización política. No es menor esa definición. El hecho de que los principales oradores de los actos del 1 de mayo fueron Lula y Aécio son síntomas categóricos de ese nivel de politización. Y eso nos otorga  responsabilidades y oportunidades.

La presencia de Luciana Genro en Paraná también confirma esa ruta. Tras el acto, donde ella fue la oradora principal en terreno político, se realizó un evento- llamado a último momento por los compañeros del PSOL Paraná- con más de 500 jóvenes que charlaron  con Luciana. En agenda seria urgente discutir cómo construir una salida a la izquierda para la crisis del país.

El impasse social, económico y político se profundizará. Hay un gran avance en la conciencia de la clase obrera en relación al significado del Proyecto de Ley de la tercerización laboral y a las Medidas Provisorias del gobierno Dilma. Para cerrar las cuentas, Levy precisa llevar a cabo el ajuste.

Una serie de debates en todo el país apunta a la necesidad de un tercer campo. La tarea de unificar las luchas para exigirle a la CUT que le ponga fecha a una huelga general que derrote la tercerización durante el debate en el Senado.

Un tercer campo, forjado en las luchas, de carácter político, social, sindical y de carácter popular, que defiende las banderas claras como la lucha contra los ataques: precarización, ajuste, reducción de la responsabilidad penal y la reforma política de Cunha que ataca derechos elementales. Que apunte a la necesidad de levantar banderas conectadas con un plan de emergencia que garantice derechos con medidas como gravar las grandes fortunas, la lucha contra el monopolio de los medios de comunicación, y la auditoría de las deudas públicas.

Debemos coordinar las luchas en las sesiones plenarias y asambleas de trabajadores y sectores sindicales, estudiantes y populares en todo el país.Es el momento de unirse a los luchadoras y luchadores y preparar un plan real para luchar y ganar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *