“La salida es por izquierda… podemos cambiar la Argentina”

alecbaExtractos del discurso de Alejandro Bodart en Córdoba 

«El gobierno dice estar orgulloso porque terminaron con el hambre, la miseria y la marginalidad. En la última década, entraron toneladas de plata al país por la soja y el grueso fue a pagar deuda externa. Hoy debemos casi el doble de lo que debíamos. Nada fue para el pueblo, por eso el kirchnerismo, que supo atraer las simpatías de franjas de trabajadores y de jóvenes, empieza a perder adhesión entre los mismos sectores que hasta hace poco le creían.»
«El kirchnerismo está terminando casi como empezó: con bolsones de pobreza y el regreso de la desocupación. Ni siquiera pueden mantener la bandera de los derechos humanos, terminaron colgando el cuadro de Milani y dándole rienda suelta a la mano dura de Berni. No sólo criminalizan la protesta, sino que empieza a haber presos por luchar.»

La salida es por izquierda

«Estamos convencidos de que sólo la izquierda anticapitalista, anti imperialista, ecosocialista, puede sacar al país de la crisis, tocando los intereses que hay que tocar y solucionándole los problemas al pueblo trabajador.»
«Por ahí nos preguntan: «¿la izquierda podrá gobernar?, porque ustedes son muy duros, hay miedo a las medidas que podrían tomar, ustedes están en contra de la propiedad privada…». Yo le diría a ese trabajador, a ese pequeño comerciante, a ese profesional, que tienen miedo que la izquierda le pueda llegar a sacar lo poco que tiene, que hoy en día corre el riesgo de perder el auto, la casa, el empleo y todo lo que tiene, pero no por la izquierda, sino por el capitalismo. Es más, la izquierda es la única que puede garantizar que cada trabajador, cada sector medio, tenga su casa, su auto y lo que tenga que tener para vivir dignamente. Sólo la izquierda tiene un programa para solucionar los problemas.»
«Podríamos solucionar de cuajo el problema de la desocupación, el problema de los despidos y suspensiones: los prohibiríamos por ley. Y si alguna empresa no pudiera soportar el costo de sus trabajadores, el Estado argentino la nacionalizaría para garantizar la fuente de trabajo y la pondría al servicio de la producción nacional. ¿Cómo que no se puede? ¿Se quiere ir la patronal yanqui de Lear? ¡Que se vayan! Nos quedamos con la fábrica. Que se vaya cada uno de los grupos económicos multinacionales. No tenemos problema, al contrario, vamos a estar mejor si se van y empezamos a poner la producción al servicio de nuestro país.»

Podemos cambiar la Argentina

«No nos dejemos engañar con las campañas que hacen para meternos miedo. Los que tienen terror son los patrones y los burgueses de que alguna vez en este país seamos los trabajadores los que gobernemos, ¡porque ahí se les terminaría la fiesta!»
«¿Cómo que no podemos? A los revolucionarios de Mayo también les decían, hace 200 años, que no se podía terminar con la corona española. Siempre los poderosos nos meten el verso de que no podemos. Lo que no podemos, es seguir así mientras todas las riquezas se van para afuera. Nosotros declararíamos una segunda independencia de manera inmediata y como país soberano no pagaríamos un peso. Nacionalizaríamos la banca para que no se vaya un dólar ni un centavo más de este país, y nacionalizaríamos el comercio exterior, para que no sean las cerealeras y los grandes grupos los que se llevan lo que quieren y nos dejan el hambre y la miseria.»
«Nos dicen que sin Monsanto no hay agricultura. Pero es justamente al revés: por Monsanto es que no hay más agricultura, por eso hay que echarla a patadas. Esa sería una de las primeras medidas que nosotros tomaríamos y además declararíamos héroes nacionales a los compañeros de Malvinas que dentro de pocos días van a cumplir un año de bloqueo. Ellos son el ejemplo a seguir en este país.»
«Si hubiera gente que no quisiera dedicarse a la política porque deberían ganar como una maestra, mejor. Ojalá no se dedicaran. Porque entienden la política como forma de beneficiarse personalmente. Ojalá Macri no se dedicara a la política. No necesitamos empresarios, necesitamos trabajadores en los cargos públicos, en las legislaturas, en los congresos. Necesitamos tener un gobierno de los trabajadores y el pueblo. Eso es lo que nos hace falta.»

Sigamos construyendo una nueva izquierda

«La burguesía tiene crisis. Adelantaron la campaña electoral porque todos saben que Cristina se va pero nadie sabe quién viene. Es la primera vez que les pasa esto, no saben quién va a ser el futuro presidente. Y ellos siempre quieren tener previsibilidad.»
«Tenemos una oportunidad, porque junto con esto, cada vez más gente mira a la izquierda. Por primera vez en años hay una corriente de simpatía muy grande. La crisis del capitalismo en esta etapa está provocando que nuevamente las ideas de izquierda empiecen a florecer. Algunos decían que se había acabado para siempre y ahora están preocupados.»
«¿Cómo puede ser que la izquierda, que es la fuerza revolucionaria de la humanidad no pueda ser también vanguardia en democratizar las decisiones? ¿Cómo puede ser que la derecha sea capaz de encarar procesos y aprovechar las paso para dirimir candidaturas y la izquierda no lo pueda hacer?»
«Nosotros creemos que a la Argentina le hace falta una nueva izquierda, moderna, no dogmática, que se abra a trabajar con otros, que permanentemente esté dispuesta a renovarse, incluso generacionalmente, para ir adquiriendo nuevas ideas. No se puede ser de izquierda sin ser revolucionario, y no se es revolucionario si no se está dispuesto a renovarse uno mismo, y a cambiar todo lo que uno deba cambiar para provocar un cambio social a favor de las grandes mayorías.»
«Si no hay unidad, habrá dos izquierdas en este proceso electoral. Vamos a trabajar para fortalecer un proyecto distinto, porque si se siguen fortaleciendo los sectarios, la unidad cada vez se va a alejar más.»

Avanza un nuevo proyecto

«Tenemos que salir a disputar. Esta nueva izquierda llegó para quedarse, por eso presentamos estas candidaturas, porque creemos que sería un crimen que sólo se presente un modelo de izquierda sectario, dogmático y cerrado. Porque con un discurso revolucionario se pueden cometer crímenes tremendos, como lo es hoy negarse a la unidad.»
«No creemos que haya candidaturas inamovibles, las candidaturas están al servicio de los intereses de los trabajadores y del pueblo, no son un objetivo en sí mismo. Todo lo que hacemos, lo hacemos al servicio de cambiar la Argentina. Por eso no tendríamos problema de ir a una interna, y de que pase lo que pase y apoyar el resultado.»
«Vamos a trabajar para fortalecer candidaturas como la de Luciana. Hace falta gente joven, que permanentemente renueve la política. Sólo la juventud tiene la mente abierta para incorporar los cambios que haya que incorporar. Acá no hay líderes, no hay ninguno que tenga la verdad revelada, la construimos todos los días, colectivamente. Y a eso los invitamos, a un proyecto colectivo donde todos decidamos, donde todos resolvamos los pasos a seguir. Eso es la nueva izquierda y se la ofrecemos como herramienta de lucha sindical y política.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *